Qué es la Operación Ice

El 4 de noviembre de 2015 son detenidas y llevadas a la Audiencia nacional 6 de las integrantes del grupo Straighe Edge Madid (SXE MAD). Acusadas de terrorismo y sin más información, 4 de ellas pasaron a libertad bajo fianza (cada una de entre 3.000 y 10.000 euros), mientras que los otros dos compañeros entraron en prisión preventiva. Mientras que uno de ellos salió a los 15 ídas, el otro, Nahuel, permanece encerrado a día de hoy.
Todas ellas formaban parte de SXE MAD, que se describía a sí mismo en su página web (https://straightedgemadrid.wordpress.com/) como “somos un colectivo libre de drogas, antiespecista, antifascista y libertario con conciencia de clase muy definida. Con convicción y compromiso, buscamos cambiar esta mediocre realidad. ” Entre sus actividades: organizar conciertos, comedores veganos, espacios de debate y actos libres de drogas.
Nahuel explicaba su situación en una carta pública: “Hace más de dos meses que estoy encerrado. Fui arrestado con otros amigos por formar parte de SXE Madrid. El gobierno nos considera “grupo terrorista”¿La razón? Ser parte de la manifestación de la lucha contra el gobierno, aquí en España. Por formar parte de la gente que jamás dejará solas a aquellas personas que han perdido su hogar. Yo, de la misma forma que mis amigos, formábamos parte del movimiento anti-desahucios, y también del movimiento de liberación animal. Ellos nos llaman terroristas. Ellos me llaman terrorista. Pero solo éramos un grupo de amigos con la intención de crear un espacio libre de drogas en la escena hardcore punk antifascista y anarquista de Madrid. Queríamos demostrar que el Straight Edge es mucho más que deportivas caras, “mosh-pits” o bailes en el escenario. Significaba motivar un cambio.”

Acusaciones e investigación

La Audiencia Nacional basa su acusación en el informe policial de la Brigada de Información de Madrid, que los señala como los autores de varios ataques contra sucursales bancarias perpetrados en Madrid y Barcelona.
Basta leer el atestado policial para darte cuenta de que las acusaciones son una suma de meras suposiciones cuyo resultado no es otro que la criminalización de un grupo de jóvenes activistas.

Acusación

El 30 de enero 2015 y el 7 de mayo 2013 fueron atacadas dos sucursales bancarias de La Caixa y Bankia respectivamente. En la fachada de las oficinas o en sus cercanías había pintadas con mensajes anticapitalistas y contra la corrupción firmadas por Straight Edge Madrid y por las Juventudes Libertarias.
Sin testigos, sin huellas, sin imágenes captadas por las cámaras, sin pruebas de ninguna clase, la policía opta por vincular a los autores de algunas de las pintadas con los daños en las sucursales. Así se procede a la intervención de las comunicaciones de algunos de los miembros de Straight Edge Madrid y a su posterior detención.

Investigación

La investigación parece hecha desde el sillón del ordenador. Simplemente se ha
recogido la información que colgaba el colectivo en las redes sociales y se analizan las comunicaciones intervenidas. Y con estos datos se fabrica la idea del grupo terrorista, retorciendo la información para hacer que encaje en los requisitos que se exigen jurídicamente para que pueda hablarse de delito de terrorismo.
La intervención de “botes de humo, bengalas y petardos” en casa de alguna de las detenidos se presenta como la prueba irrefutable del carácter violento del grupo. Pero no hay restos de estos objetos en las pruebas halladas en las entidades bancarias atacadas.

La acusación se basa en meras conjeturas y en una cadena de suposiciones, aliñadas con una buena dosis de prevaricación (delito que cometen los funcionarios públicos al actuar injustamente en las funciones propias de su cargo, conscientemente o por ignorancia inexcusable”).
Todo apunta a que se trata de un montaje aparece destinado a criminalizar la protesta social, siendo las víctimas en este caso un grupo de activistas que manifiesta públicamente su ideología y que anuncia sus actividades de forma pública y abierta.

Más información descargando el pdf: 2016-09-06 INFORME CASO NAHUEL