Se cumplen dos años de la Operación Ice. El 3 de noviembre, cita en La Ingobernable

Se cumplen dos años de la Operación Ice. La madrugada del 4 de noviembre la Audiencia Nacional ordenó la detención de seis jóvenes en Madrid, bajo la acusación de pertenecer a una organización terrorista de ideología anarquista. El nombre de la supuesta organización, Straight Edge Madrid (SXE MAD), un grupo de jóvenes que coincidían en su defensa de una sociedad libre de drogas, antiespecista, antifascista y libertaria.

¿Qué hay más peligroso que una persona que cuestiona las normas establecidas? Un grupo de personas que cuestiona las normas establecidas. Chicos y chicas que rechazan las drogas, que no hacen botellón, que reniegan de las hamburguesas de McDonalds, que se reúnen para crear un tipo de ocio alternativo y que quieren ser parte activa en el mundo que les ha tocado vivir. Militantes. Activistas. No sumisas ni pasivas.

De las seis personas detenidas, una de ellas, Nahuel, ha pasado más de dieciséis meses en prisión. Casi año y medio sometido al régimen penitenciario más duro, el reservado para los miembros de organizaciones terroristas. El aislamiento, los continuos traslados (¡cinco prisiones!) y la dispersión (Centro Penitenciario de Morón de la Frontera) han acompañado la estancia en prisión de Nahuel.

Han pasado dos años. El proceso sigue su curso, que es muy lento. No hay fecha de juicio y lxs seis se encuentran ahora en situación de libertad provisional. Han sido tocadxs, pero no hundidxs.

No tenemos nada que celebrar. Pero sí algo que recordar: la Operación Ice no es un caso aislado. La legislación antiterrorista se está aplicando para acabar con los movimientos sociales y ciudadanos. La hemos visto en acción contra titiriteros, contra colectivos anarquistas e independentistas, contra músicos y poetas, contra periodistas y estudiantes.

Por eso queremos recordar este segundo aniversario con la proyección del documental EL GOBIERNO DEL MIEDO y hablando con algunas de las personas procesadas. Porque es importante compartir y no olvidar. Porque no podemos dejar que el miedo imponga la ley del silencio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*